Lo público como imagen

Buenos días, amigos.

Lejos de darle un matiz político, con todo lo susceptible que es, hoy hablaremos de los últimos acontecimientos sucedidos con Esperanza Aguirre, su altercado con los agentes de movilidad del Ayto. de Madrid y, por supuesto, de otros famosos que, lejos de dar ejemplo (como debía ser, por el hecho de ser figuras públicas) de civismo y saber estar, se han enfrentado, o enfrentan, a diversos cargos por sus malos hábitos de conducción. Muchos son los ejemplos que podríamos dar, aquí, pero para no extendernos demasiado, tocaremos sólo cuatro: Benzemá, José Ortega Cano, Farruquito… y Esperanza Aguirre.

Gente como Karim Benzemá, ídolo de masas y ejemplo a seguir para muchos, saltó a la palestra hace poco más de un año por ser despojado del carnet de conducir durante ocho meses y condenado a pagar 18.000€ de multa, pero ya había protagonizado una serie de actos que, lejos de servir de ejemplo, pueden ser hasta una mala influencia para todos sus incondicionales más jóvenes. Como nota positiva, hay que reconocer que no negó lo sucedido, y nunca lo ha hecho. El que sea joven no le justifica.

Especialmente mediático fue el caso de Farruquito, hace ya unos 7 años, que cometió un atropello y fuga, matando a un transeúnte e inculpar a su hermano, porque no tenía permiso de conducir. Otra figura pública que tiene multitud de seguidores. Triste es ver cómo estos le animaban, al llegar al juzgado, pidiendo la absolución al Juez. ¿La absolución, de qué?. Ha atropellado y matado a una persona. Por muy bien que baile, por mucho que te guste o por muy bien que te caiga, ha cometido uno de los peores actos que puede cometer un ser humano. Y ha obtenido la condena mínima por ello. ¿Por qué?

También muy mediático fue el accidente sufrido por el torero José Ortega Cano cuando conducía ebrio. En el accidente, también se llevó la vida de una persona y ahora tendrá que pagar por ello. Otro personaje mediático y con muchos aficionados al toreo pendientes de él. ¿Por qué juegan con la ilusión de la gente, tirándola al suelo y pateándola con sus deleznables actos?. Especialmente sangrante está siendo el caso, que una vez denegada la demora de entrar a prisión, dará con los huesos del torero en una celda, esperando si le conceden el indulto. ¿Indulto? ¿Para una persona que habiendo bebido bastante tomó el coche y mató a un pobre hombre? Olviden que es quien es, y vosotros os contestais a la pregunta.

Por último, muy recientemente, el caso de Esperanza Aguirre. Una mujer de sobrado carácter que, estando en el punto de mira de todos, se le ocurrió que estaba por encima de la autoridad de unos agentes de movilidad del Ayto. de Madrid y, según éstos, se dio a la fuga antes de recibir la denuncia por estacionar en un carril BUS, algo castigado con 200€ de multa Al ser un caso tan reciente, no sabemos cómo se va a ir desarrollando durante los próximos días, pero desde aquí esperamos que se utilicen todos los medios para aclarar lo sucedido lo antes posible, por el bien de todos los implicados Ya veremos cómo se arregla todo esto.

Ser famoso no debería significar sentirse impune. Todos deberíamos ser iguales ante la Ley, sin importar nuestro nombre, de quién seamos hijo, amigo o pareja. Quizás todo lo que está ocurriendo últimamente les haga sentir así, pero lo que no se puede negar es que, sobre todo, le están faltando al respeto a todos sus aficionados, fans, seguidores o acólitos al cometer esos errores, puesto que ellos ponen toda su ilusión en esas figuras públicas y a muchos de ellos les puede afectar que ocurran estas cosas.

Esperamos que todo el mundo sea tratado igual ante la ley, aunque no siempre sucede a si. Por desgracia, en nuestro país, cada vez de pone más de manifiesto que hay dos justicias, una para ricos y poderosos, y otra para el resto. Pero aún así mantendremos la esperanza.

Seguimos en contacto, amigos.