Permiso de conducir universal

Buenos días, amigos.

El pasado 14 de Abril, un ciclista de 37 años y de origen rumano fue arrollado por un taxi. La noticia no tendría mayor alcance, más allá del propio hecho, de no ser porque sucedió en la calzada central de la M-30 a eso de las 6:00am y el ciclista no llevaba ningún elemento reflectante que ayudase a verle, ni casco. ¿A quién le cabe en la cabeza que alguien se atreva a circular por el carril central de la M-30 en bicicleta, de noche… y sin casco? ¿Debería ese hombre conocer los riesgos de hacerlo? Eso nos lleva a una reflexión: ¿Deberían homologarse los carnés de conducir, de manera global?

En algunos países, (sobre todo del centro y sur de América) algunos métodos de obtención del carné de conducir son, simplemente, pagando un dinero. Sin exámenes, ni clases teóricas… ni nada. ¿debería poder coger una persona un vehículo sin conocerse las señales, o el código de la circulación?. La respuesta es, por supuesto, que no.

Aquí volvemos a lo que hemos hablado varias veces: la asignatura de Educación Vial para los niños, desde primaria. Una toma de contacto temprana con el mundo del automóvil que ayudaría a concienciar a nuestros niños del hecho de que llevar un coche debe conllevar poseer no sólo un documento, sino también una serie de conocimientos básicos sobre su funcionamiento y del comportamiento a adoptar de cara a los demás usuarios de las vías. Educar, no sancionar, es el camino correcto.

En lugar de gastarse cientos de miles de euros en cada radar que se compra, ¿No merecería más la pena invertir ese dinero en la educación de las próximas generaciones, para evitar todas las muertes que sean posibles? No nos cansaremos de repetir que un niño de cinco años no sabe a lo que se va a dedicar cuando sea mayor, pero si sabe todo el mundo que va a ser un conductor.

En países como EEUU, es una asignatura dentro del instituto. Los chavales de 14 años, ya puedes conducir acompañados de un adulto, y a los 16 obtener el permiso mediante unos exámenes que se pueden realizar en el mismo centro de estudios. Cosas como ésta hacen que allí tengan la cultura del automóvil tan arraigada dentro de la sociedad, y que tengan una gran conciencia de conductores ante temas como la velocidad y el respeto por el otro. Os recordamos que EEUU es un país de tamaño continental, y asesinos al volante los hay en todo el mundo.

Y, es que… llevar un coche significa mucho más que saber conducir. Nosotros tenemos el pensamiento que un coche es un arma peligrosa en potencia. A lo que saber el significado de las señales, Y la legislación vial vigente en cada país, debería, también, hacerse un examen psicotécnico a la altura de ésta creencia. Ya lo hemos dicho en otra ocasión desde aquí, no todo el mundo debería estar capacitado para poder conducir.

La homologación de los permisos de conducir debería tener en cuenta las maneras de obtener el carné que se tengan en determinados países, los conocimientos teóricos del conductor, así como los años de práctica que éste tenga al volante. Y creemos que se debería examinar de un específico sobre límites y normas de circulación de cada país al que se pretenda homologar dicho permiso, o, como mínimo, entregarle una guía con dichas particularidades de la normativa, que cada país tenga.

En la actualidad, uno puede sacarse el carné internacional, que no es otra cosa que el envío de el expediente por parte de tráfico, a otras instituciones internacionales, o dicho de otra manera, pagar un canon y punto.

Si las señales de tráfico son universales, ¿Por qué no la manera de conducir?. Excepto en los países de influencia británica donde lo único que cambia es el sentido por el que se conduce, así como el lugar donde los coches tienen el volante. Todo lo demás es (o debería ser) igual. ¿Por qué, entonces, hay tanta diversidad en la obtención del carné?.

Seguimos en contacto, amigos.