El nuevo código de circulación

Hola amigos.

Desde el pasado día 9, está en vigor el nuevo código de circulación. Un código que si bien pretende la disminución de las víctimas en accidente de tráfico, y que nos lo pensemos a la hora de tomarnos una cerveza a la hora de coger el coche, puesto que han duplicado las sanciones por conducir bebido o bajo los efectos de las drogas, no ha dejado satisfechos a todos.

Está claro que poner de acuerdo a la totalidad de los conductores es poco menos que imposible, como se suele decir; para gustos, los colores. Pero en éste caso hasta algunas asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico ha elevado la voz para quejarse de alguna de la medidas que se pretendía reflejar en el nuevo código, y que de hecho, ha quedado pospuesta para un desarrollo posterior del mismo

Varios son los temas sobre los que centrar nuestra atención, pero hoy vamos a destacar tres: la obligatoriedad de que los menores de 16 años deban usar casco al circular en bicicleta por núcleos urbanos, el uso de sistemas de retención infantil en las plazas traseras únicamente para menores de 1,35m, y el incremento de las sanciones económicas para los conductores que estén bajo los efectos de alcohol y drogas.

Empecemos por éste último, el aumento de las multas a conductores ebrios o bajo drogas. El nuevo código duplicará éstas, sobretodo a los que sean reincidentes. Pudiendo llegar la sanción a los 1000€. Por una parte estupendo. De veras creemos que es una medida importante y creemos que va a ser eficaz. Pero no creemos que vaya a ser igual de eficaz para todos. Desde aquí siempre hemos abogado por que las sanciones económicas al infligir el código de circulación, fuesen acordes con la renta de cada uno, puesto que hay mucho infractor, al que pagar 200 o 600 euros no le supone nada demasiado serio, mientras que a otros los 90 le pueden suponer una merma importante de su economía. este método se aplica en varios países de nuestro entorno, y está dando buenos frutos, a si que, por qué no aquí?

El segundo punto al que queremos referirnos es el de la obligatoriedad de que los menores de 1.35m viajen exclusivamente en las plazas traseras, y con los elementos de fijación adaptados a sus dimensiones y edad. Vale, estamos de acuerdo que viajar solo con un niño es un motivo de distracción importante. Pero si éste menor es un lactante, hay más riesgos para él por no estar al alcance del conductor, que motivos de distracción para el conductor al llevarlo delante. Un lactante hay muchas cosas que le pueden suceder en muy poco tiempo, sobretodo vómitos, al no tener desarrollado al 100% su aparato digestivo, y éstos vómitos pueden provocar que se pueda ahogar en ellos, o que tenga cualquier otro tipo de problema. Un lactante es muy delicado como para no estar atento a el en un trayecto en coche, por muy corto que éste sea. Y a la velocidad a la que vivimos, y como está la sociedad hoy día, es muy común que uno de los progenitores deba desplazarse solo con este tipo de menores. Creemos que debería haber excepciones en esta aspecto, si bien con el resto, consideramos que es perfectamente aplicable la norma, aun en contra de su gozo y disfrute. Pues, lo que estamos en la situación de ser padres, sabemos lo que disfrutan los niños viajando  delante con los padres, y lo distraidos y gozosos que viajan.

Y por último, lo del casco a menores de 16 años que lleven una bicicleta en núcleos urbanos. ¿Por qué ese límite de edad, y no para todo el mundo? Porque se supone que un mayor de 16 años es más responsable, ¿de verdad? A nosotros es un aspecto de la ley que no nos gusta. Sabemos que el casco es un engorro y muy molesto para los trayectos cortos que se hacen en bicicleta dentro de los núcleos urbanos, pero es un elemento que puede salvar muchas vidas en caso de tener caídas o ante un atropello. De todos modos, que los niños lo lleven, debería ser algo lógico y normal. Dudamos de la efectiva aplicación de ésta norma, ya que es muy difícil el control en parques y poblaciones pequeñas. Además, ¿creen que un guardia va a ser capaz de decirle a un chico de 15 o 16 años que se debe poner el casco?, nosotros no, y en ese caso habrá sanción los padres, y éstos, muy probablemente castigarán de alguna manera al chico, el cual volverá a repetir comportamiento mas pronto que tarde, y todo volverá a repetirse una y otra vez...

Volvemos, otra vez, a lo importante de la educación vial a temprana edad, que tanto defendemos desde aquí. La educación es el camino para la reducción de la siniestralidad y para la creación de una conciencia de conductor que de veras es lo que terminará con muchos de los problemas y malos hábitos al volante.

Seguiremos en contacto.